Navidad, cenas familiares y demás obligaciones

Navidad, cenas familiares y demás obligaciones

Llega la Navidad, y con ella las consabidas y siempre temidas cenas familiares …¿qué hacer? Analizamos el tema con cierta dosis de cachondeo…

Siempre que empieza Diciembre toca la temida conversación entre la pareja para decidir con cuál de los padres-suegros “sufrimos” la famosa cena navideña

Por supuesto, las queridas suegras ya se han encargado desde hace semanas de ir calentando el ambiente llamando por teléfono, anunciando que “viene aquel primo que hace años que no ves”, comentando lo de que le “duele el reuma” y que cada vez está más mayor y no sabe cuanto tiempo le queda para pasar las fiestas con sus adorados hijos 🙁 …

Y así suma y sigue en un sin fin de pequeñas coacciones que hacen que nuestra pareja ya esté predispuesta a ir a casa de su mami querida a cenar.

Ahora te toca a ti exponer tus argumentos y ver quien sale vencedor…comienza la guerra…

Si en tu caso tu pareja es un mentepollo y a la primera lagrimita de su mami ya lo tienes babeando y dando saltitos porque va a ver a su primo( sí, el que no sabe de él desde hace milenios), mal asunto…lo tienes crudo… 🙄

Empieza ya a ponerte enferm@ imaginando a tu querido cuñao..sí, ese que ha estudiado más que nadie en el universo conocido y que puede dar lecciones de cualquier cosa porque “qué listo es mi niño, por dios”.

Ese mismo “cuñao” al que con gusto le regalarías un bozal para que, por fin, dejase de meterse en todo…

Sin contar que al finalizar la cena tienes dos opciones, o quedarte a dormir en casa de tus suegros (antes morir que perder la vida) o coger el coche y ponerte en carretera a las tantas de la noche cruzándote con otros que están realizando la misma maniobra que tu…amén de no poder beber una gota de alcohol…que la “benemérita” no descansa ni en Nochebuena…

¿Vamos visualizando la Noche…¿Buena?…?

¡Falta lo mejor!

Esta es la noche en que viene el gordo, viejo y canoso Papa Noel con sus putos renos….y trae regalitos…pero los pagamos nosotros y nos hemos dejado la paga extra en ellos…incluido el odioso cuñao, claro que si…y el primo al que casi no conoces pero que estará en la cena...

Y esa sobrina a la que ves cada ocho años…(ya tiene tetas,la condená) porque es la hija de mi cuñao que desde que se separó (no podía ser de otra forma) vive en casa de mis suegros “by the face” con 50 años…un “amor” de niña…

Recuerda que sea lo que sea que le regales a tu suegra, siempre habrá pegas…en mi caso le regalé en su día un estupendísimo maletín de maquillaje que me costó un riñón, para escuchar…”aisssss, yo soy alérgica a todo lo que no es de la marca “tal” “, y luego, me veo en su baño un lote de productos “made in china” 😯 .

Y a mi suegrecito le regalé un set de vino precioso en maletín de roble…nunca más lo ví…lo mismo lo vendió o lo guardó junto a esas botellas de buen vino que tenía en su bodega para nunca jamás abrir…

En fin…y para sentenciar, la navidad es mala época…sí señor..¿y cómo librarse de todo ésto?

Sencillo:

En mi caso hace ya bastantes años que dejamos de ir con unos u otros padres, lo celebramos en casa y pasamos del tema, quien quiera venir que venga, y el que no…(nadie quiere desplazarse) que no venga…

En su momento dijimos que éramos budistas y no celebrábamos la navidad, y así se fueron acostumbrando a que no acudiésemos a la famosa cena.

Ni qué decir tiene que semanas antes ya martilleaban el teléfono insistiendo, porque realmente lo que menos importa son las verdaderas creencias, la “familia” siempre tiene razones de peso para que acudas a sus cenas-engaño…jejeje

También podéis recurrir al consabido truco de la diarrea un día antes, avisando de que estáis mal y que no paráis de ir al baño, con lo cual vais a estar muy malitos…

Y podéis pasar la nochebuena  en vuestra casa tocando la zambomba sin tener que aguantar las bromas idiotas del primo, los consejos del “supersabio”que es el suegro” o todo lo guapo, listo, inteligente, “apañao” y letrado que es el cuñado, en mi caso el que más…

Mientras tanto que hacemos…

Pues os organizáis una cenita superguachi para dos, pasando de todo y preferiblemente desconectando los teléfonos, si no los desconectáis acordaos de contestar cuando os llamen, que os llamaran, con voz de enfermito, así estáis tranquilos y veis una película y podéis beber alcohol sin el fastidioso problema añadido de que si lo hacemos tenemos que quedarnos a dormir en casa de la suegra (nunca, never, jamas…..) pero si no bebemos tenemos que aguantar “a pelo” al cuñao, a la suegra, a la cuñada choni, al primo gracioso y al suegro enterao…las dos cosas son malas…

Así que en casa me abro una botellita de cava valenciano, de buen vino o de buena “sidriña” y me veo los “Vengadores Navideños” por decimocuarta vez…disfrutando como un enano y comiendo turrón como si no hubiera un mañana….

Mi chimenea encendida…mi copita de vino, mi peli de los avengers, mis perrillos acurrucados, mi pareja…¿qué escenario me puedes proponer que sea mejor que este?

Engaaaaa….

Opt In Image
¡Cada vez que pasas de largo llora un gatito!
Subscríbete y descárgate el Ebook de Telemunity!
  • La risa y el buen humor no faltarán.
  • Seguiremos compartiendo experiencias.
  • Habrá regalitos sólo para vosotros.

¡100% libre de Spam!

¡¡¡OJO¡¡

¡¡¡Comprueba que el mail de confirmación no esté en tu carpeta de Spam!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.